Tiritas

Como dice Alejandro Sanz, “tiritas pa este corazón partío. Tiritas pa este corazón partío. Ya lo ves, que no hay dos sin tres, que la vida va y viene y que no se detiene, y, qué sé yo…..”

Llevo casi 4 meses que voy como los cangrejos, caminando hacia atrás.

Estoy una semana o dos más equilibrada y por unos motivos u otros – variaditos todos ellos-, volvemos al letargo, a la horizontalidad, a la inactividad, a los dolores, a la soledad de las 4 paredes.

Fatiga extrema, debilidad, gripes, abscesos – el mismo pero de repetición-, conjuntivitis, mareos, vértigo…. Y vamos, como el pez que me muerde la cola, enlazando unos con otros.

Estoy con el ánimo pisoteado, escachado y además sin ganas de mantener el tipo y repetir las típicas frases de: “esto es un aprendizaje”, “podría ser peor”, “hay que estar agradecida”.

¡No! No tengo ganas de más esfuerzo y por ratos voy perdiendo la fe y la esperanza. La ilusión, hace varias lunas que la perdí de vista.

Se me juntan los miedos y se ponen a la cola de lastres que arrastro.

No puede ser, ¿tan mal lo estoy haciendo, coño?

La verdad es que se me van agotando todas las estrategias que suelo usar cuando me veo abajo. Es que es MUY DIFÍCIL estar de empate de una cosa con otra y además entremezcladas todas ellas, con las propias de la EM. Ya no sé por qué o por dónde me van a salir, y sin darme cuenta empiezo a generar un listado de precauciones o atenciones excesivas para evitar esto o lo otro. Al final, estoy de nuevo llena de limitaciones y restricciones.

Me encuentro muy plof, sí. Bastante decaída y triste.

Tengo el ánimo oscuro, el alma se queja y me duele el corazón.

…….

“tiritas pa este corazón partío. Tiritas pa este corazón partío. Ya lo ves, que no hay dos sin tres, que la vida va y viene y que no se detiene, y, qué sé yo…..”

Eso mismo, ¡¿y qué se yo?!….

 

imagen de Sina Shagrai
Anuncios