Creo

Desde hace tiempo, demasiado tiempo, vengo arrastrando una sensación muy desagradable y limitante; la de haber perdido capacidades, de no poder/saber resolver como antes, de sentirme torpe, inadecuada, incapaz. Incluso hasta llegar a avergonzarme de mi manera de proceder.

– Ya no sé hacer las cosas-, he llegado a pensar de mí.

La inseguridad se había establecido como mi apellido y parecía que se sentía cómoda.

Yo no sabía si esas dificultades podrían deberse a la enfermedad, a algunas secuelas, a mi vida dentro la burbuja de cristal o a miedos escondidos y acallados.

Creer. Crear.

Y hoy creo y creo.

Creo en mí. Creo para mí.

Me he inventado un personaje lleno de limitaciones, cuidados y atenciones. Un personaje asustado, que desarrolla un papel en esta obra de teatro. La de los miedos.

Pero cae el telón. Se acabó por fin.

Y retorno el vuelo, el que me pertenece.

Creer. Crear.

Y hoy creo y creo.

Creo en mí. Creo para mí.

Mi sombra me acompaña, pero esta vez refleja mi fuerza, mi capacidad, mis sueños.

Y creo un mundo, el mío, en el que confirmo que puedo. Que vuelvo a coger las riendas. Que tengo estrategias y que soy válida. Que es posible.

No quiero irme a dormir sin recordarlo….

Hoy los monstruos no me atacan. Nos damos la mano y nos reímos juntos.

Creer. Crear.

Y hoy creo y creo.

Creo en mí. Creo para mí.

Soy imperfecta y mucho. Pero capaz. Muy capaz también.

Anuncios