Trampas mentales

Y en mitad de la marejada, trampas. Trampas mentales.

Me empujan más al fondo del océano. ¿O son ellas mismas el propio peso que me tira hacia abajo?

Muchas veces atrapada. Sí, atrapada en mi lío, en mi rollo, en mi mundo.

Con tu ayuda, días de desmadejar el ovillo….

Salen las trampas. Siempre salen, aunque no las vea. Viejas conocidas. Otras veces, desconocidas.

¡Es tan complicado!

Duele. Duele mucho desenredar los nudos del alma. Es verse cara a cara con el espejo.

El oráculo del sur, lo llamaban en la historia interminable.

Le ves la cara a tu sombra.

Me asusta lo que pueda encontrar. En realidad no es sólo susto. Me da miedo….

Pero más miedo me da vivir a medias, o a cuartas, me digo para convencerme.

Trampas mentales.

Con tu ayuda, días de desmadejar el ovillo….

Tú trepas hacia mí. Sí, te encaramas a ese precipicio. Al mío. Porque no soy fácilmente accesible.

Y se me abre el pecho de par en par.

Para recibirte. Para recibirme.

Porque no soy fácilmente accesible.

Y me veo.

Tan pequeña y asustada. Al fondo de la habitación, en una esquina acurrucada.

Me da tanta ternura y tristeza la imagen….

Ésa también soy yo. Desatendida y dando gritos de tanto en tanto.

Con tu ayuda, días de desmadejar el ovillo….

Nadando a contracorriente, pero manteniéndome a flote. Con la cabeza fuera del agua, a duras penas.

Y otra vez me veo. Ahora es diferente.

Me veo volar.

Me veo florecer.

No, no soy ni más ni menos bonita por gritar, por llorar, por reír, por desnudarme. Sólo estoy más cerca de ser yo.

Trampas mentales.

Pero con tu ayuda, días de desmadejar el ovillo….

Gracias. Profundas e infinitas gracias.

 

imagen de Giulia J Rosa
Anuncios