Rage

Pronunciado en inglés, a mí me suena como el rugido de la bestia.

Grrrrreeei!!!

Así es cómo siento el fuego de mi interior, que sube desde mis entrañas y se instala en mi cara, en mi cabeza, en mis pensamientos.

Siento una rabia enorme. Es innegable.

Tanta, que me quema, que me arde.

Llevo días en los que estoy como si tuviera fiebre, mal cuerpo, incómoda en mí.

No sé qué es….

Si tendrá que ver con algún efecto secundario de las diferentes medicaciones, una nueva manifestación de la EM o será el enfado reflejándose en mi cuerpo.

Las emociones se hacen notar.

Y yo he callado mucho, durante mucho tiempo.

Estoy incómoda en mí. Siento dolor, malestar.

Creo que no he sabido darle espacio a ciertas emociones. Aprendí a esconderlas, taparlas, hacerlas desaparecer. Y ahora, que se manifiestan, que se hacen presentes, me dejan descuadrada.

¿Cómo se gestionan sin que se conviertan en ácido corrosivo?

Rabia. Una bola de fuego que sube desde el periné, atraviesa estómago, pecho, garganta y se establece en mi cabeza.

Me quema, me estoy quemando. Sí, llevo días con fuego en la cabeza.

Las palabras trastabillean en mi mente y darles forma para que salgan por la boca, me cuesta muchísimo.

Sí, me resulta extenuante hablar, decir lo que quiero expresar. Al menos si es en voz alta, en la comunicación con otros.

Cerebro frito del calor que siento. A ratos. Afortunadamente, a ratos. Luego aunque parece aflojar, me deja resaca, dolor de cabeza, malestar y ganas de vomitar.

Esta rabia viene a recordarme seguro, a enseñarme algo. Pero, uffff ¡qué desagradable es!

Y tiene nombre y tiene apellido, sí. No es gratuita.

Sigo en el caminito. Un pie primero y el otro detrás. A mi ritmo.

Sigo con rabia y con todo. Pero sigo.

Algo más incómoda, con la piel de gallina y muy sensible. Pero sigo.

Sigo.

Sigo.

Con rabia. Tanta que me arde.

Sí, con rabia y con todo. Yo sigo.

Sigo.

 

imagen by Mikhail Vyrtsev
Anuncios