Super Size (talla XL)

Cuando hablo de que muchas cosas han cambiado, también me refiero a mi talla. Al tamaño de mi cuerpo, y por tanto, de mi ropa.

Quizás es algo superficial, exterior, estético. Pero me afecta. Me preocupa. Me entristece. Me enfada.

No me reconozco. No me siento cómoda. Ni guapa.

Es una distorsión. Claramente he aumentado de peso y de volumen, pero no soy sólo éso. Afortunadamente soy más, mucho más. Aspectos que no son tangibles ni cuantificables.

Pero me importa. Más de lo que quisiera. Me importa.

Cuando voy a vestirme, me encuentro en una pelea, entre el tamaño de las prendas y mi cuerpo. No encajan. No son compatibles. Están enfrentadas.

Y comprobarlo a diario, me pone en una situación de contrariedad.

Sí, sí. Puedo afirmar que es algo temporal, que no es importante, que es secundario, anecdótico y miles de verdades más. Puedo darme muchos mensajes lógicos y reales. Pero me afecta y me siento mal.

Un motivo más para sentirme mal. ¡Qué bobería María!, pienso. Pero es así. Me importa.

No es por la alimentación, que en su mayoría es muy equilibrada, sana y pensada con mimo.

Ni porque no quiera hacer ejercicio. Ojalá pudiera hacer algo más de actividad, de forma más constante, sin tantos parones y tropiezos.

Y por ahora, no puedo interrumpir, algunas de las medicaciones, que bajo mi juicio, están colaborando a que mi cuerpo siga cambiando y creciendo.

MÁS PACIENCIA.

Eso dicen. Eso creo. Eso será.

Es difícil mirarse al espejo y comprobar que tu cuerpo es reflejo de tu nueva realidad y que ni el uno ni la otra, los termino de aceptar.

Claro que es parte de esa exigencia que me ha caracterizado siempre, que intento ir aflojando, y que a nada conduce más que a un malestar perpetuo. Claro que lo es.

¿Existirán gomas para borrar estos aspectos? ¿Los habré escrito con lápiz o bolígrafo? Porque, claramente, están bien grabados. Me siento marcada, como el lomo de una res.

Recuerdo una canción, de hace muchos años, (publicada en 1987), que me resultaba graciosa a la vez que ácida. Yo era pequeña y tampoco entendía el mensaje. Más bien el estribillo “Ellos las prefieren gordas”. Hoy releo su letra y es, ciertamente, desagradable. Pero si nos quedamos con su parte simpática, -si es que la hay-, es el mensaje de que da igual el tamaño del cuerpo. (Que la delgadez está muy sobrevalorada).

Señoras y Señores
 ¡Admiren las gordas!
 ¡Muy gordas!
 ¡Qué hermosura de gordura!
 ¡Abandonen las dietas!
 ¡Engordar para gozar!
 ¡Gozar para engordar!
 Ven al desfile de sirenas
 de cuerpos bien cebados,
 sube al séptimo cielo (…cielo)
 Mira las ágiles ballenas,
 de muslos aceitados
 y piérdete en sus cuerpos (…cuerpos)
 Gordas, pasean por la arena
 volumen imponente
 despiertan tus deseos (…eos)
 Te descubren placeres intensos
 y algo sin igual…para gozar
 Hoy las mujeres están buenas,
 sus cuerpos deseables
 se extienden en la arena (…ena)
 Toma este nuevo juguete
 ¡lo sacas y lo metes!
 rollizo y siempre inquieto (…quieto)
 Cachas y senos bien hinchados
 y muslos apretados
 en torno de tu cuerpo (…cuerpo)
 Y una forma de carne enrollada
 y de hacer el amor… sensacional
 Ellos las prefieren muy muy gordas,
 gordas, gordas, súper gordas,
 gordas, gordas y apretás (Ah! ah!) (Ah! ah!)
 Globos al cielo en mil colores,
 balones para chicos
 que apagan sus ardores (…ores)
 Suben cilindros en el cielo,
 su rostro y cuerpo tensos,
 brillantes de deseo (…eo)
 Ya no se llevan las delgadas,
 porque su carnes secas
 no nos saben a nada (…nada)
 Y de nuevo encontramos un gusto,
 nada espiritual,… en el amor
 Ellos las prefieren muy muy gordas,
 gordas, gordas, súper gordas,
 gordas, gordas y apretás (Ah! ah!) (Ah! ah!)
 ¡Ponga una gorda en su vida!

Orquesta Mondragón

Aunque dicen que la letra pueda tener un doble sentido. Yo me quedo con esta parte, porque es la que me interesa resaltar:

Da igual el tamaño del cuerpo.

Da igual el tamaño del cuerpo.

Da igual el tamaño del cuerpo.

Da igual el tamaño del cuerpo.

Llevo una talla grande, sí. Mi talla no mide el tamaño de mi cintura o caderas. Llevo una talla grande por lo que no se ve. Por mi alma. Por mi lucha. Por mi valentía. Por mi coraje. Por mis ganas…..

Super size.

 

imagen de Duane Bryers
Anuncios