Grito & flor

Hoy es martes 13.

¡Jodido día! Menos mal que acaba ya.

Empezó la mañana de forma normal. Casi podría decir que fue agradable. Reencuentro tierno, sentido, bonito.

Sin embargo, del medio día en adelante, mi ceño se ha ido frunciendo hasta quedar casi como el de Frida. Unida una ceja a la otra.

¡Mal! No me gusta estar así, pero no sé gestionarlo de otra forma.

Quisiera haber gritado, pataleado, dado golpes a un cojín o lo que fuera necesario. Pero de allí sólo salían lágrimas de impotencia y frustración. Mi enfado quedó entre pecho y espalda. Atorado. Sin salir. Sin ser escupido.

No sé qué me pasa. No sé vomitar mis palabras. Las lloro, las escribo, pero no las aullo.

¡No sé hacerlo!

Y callarlas es darle un lugar a la enfermedad. A la que sea. Ésta o la de más allá.

No quiero callarlas más. No voy a callarlas más.

¡QUIERO APRENDER A GRITAAAAAR!

Hoy es martes 13.

¡Jodido día! Menos mal que acaba ya.

F*ck, boom, buffff, arggghhhh, grrrrrr, pfffff, crash, bang!!!!!!!!!!!!!!!

 

ilustración de Aykut Aydogdu

 

Anuncios