¿Me ayudarías a cargar la piedra?

Hey you,
 Out there in the cold,
 Getting lonely, getting old,
 Can you feel me?
 Hey you,
 Standing in the aisle,
 With itchy feet and fading smile,
 Can you feel me?
 Hey you,
 Don't help them to bury the light.
 Don't give in without a fight.
 Hey you,
 Out there on your own,
 Sitting naked by the phone,
 Would you touch me?
 Hey you,
 With your ear against the wall,
 Waiting for someone to call out,
 Would you touch me?
 Hey you,
 Would you help me to carry the stone?

Open your heart, I'm coming home.
 But it was only fantasy.
 The wall was too high, as you can see.
 No matter how he tried he could not break free.
 And the worms ate into his brain.
 Hey you,
 Out there on the road,
 Always doing what you're told,
 Can you help me?
 Hey you,
 Out there beyond the wall,
 Breaking bottles in the hall,
 Can you help me?
 Hey you,
 Don't tell me there's no hope at all.
 Together we stand, divided we fall. Hey You. Pink Floyd.

No te des por vencida sin luchar.

No les ayudes a enterrar la luz.

¿Me ayudarías a cargar la piedra?

No me digas que no hay nada de esperanzas.

Juntos permaneceremos, divididos caeremos.

La tierra se queja a gran escala.

El mes de septiembre ha sido un llanto constante del mundo, del universo.

El planeta no resiste más.

Se rebela. Se enfada. Se duele. Se entristece.

En otros países, en otros continentes, en otros corazones, hay dolor.

Guerras, refugiados, terremotos, huracanes……

También es mi llanto. También es mi pena. También es mi dolor.

Hay hambre, injusticias, muerte, destrucción.

También es mi dolor.

Mi isla se quema.

También es mi dolor.

Hay lágrimas, impotencia, tristeza.

Hay solidaridad, ayuda, humanidad.

No te des por vencida sin luchar.

No les ayudes a enterrar la luz.

¿Me ayudarías a cargar la piedra?

No me digas que no hay nada de esperanzas.

Juntos permaneceremos, divididos caeremos.

Y mi cuerpo, como una microisla, con sus árboles devastados, con las cenizas mano a mano con la tierra, con el panorama desolador que queda, mi cuerpo no se rinde.

No se rinde mi boca, que habla y sonríe a partes iguales.

No se rinden mis piernas, que dan pasos aunque sea en círculos.

No se rinden mis ojos, que miran con ilusión a lo que queda por venir.

¡Vamos, vente a plantar pinos conmigo! Que con mis fuerzas, las pocas que tengo, voy a hacerlo posible. Regalar una sombra para el sol del futuro.

No pienso darme por vencida.

No ayudaré a enterrar la luz.

Te ayudaré a cargar la piedra.

Juntos, ¡hay esperanza!

La EM se queda chiquitita ante otros dolores. … tan chiquitita….

 

imagen de Albert Soloviev

 

 

 

 

Anuncios