Pastillitas de colores

Lo admito. Estoy bastante inquieta con la toma de la nueva medicación.

Nunca fui buena amiga de las pastillas, jarabes, vacunas y demás.

El tiempo de ingreso en el hospital fue, en parte por este aspecto, realmente duro. Yo me negaba a tomar pirulas. El médico no entendía mi negativa. Pero al final, sucumbí. El malestar que sentía era tal, que no podía más que entregarme y dejar que ellos hicieran su labor.

Durante todo este año, he estado “haciendo caso” y tomando al pie de la letra, todo lo que me pautan.

A veces mi médico de cabecera se ríe de mí y me pregunta para qué voy, si no le hago caso (no ahora con la EM, sino mucho atrás). Pero no es cierto. Yo intento “curarme” con otros remedios menos invasivos, si veo que no hay manera, pues ya sigo las indicaciones. Pero un poco rebelde puede que sí sea, la verdad.

Ahora me encuentro en una gran encrucijada. Quiero tomar lo que me han pautado, lo que el neurólogo recomienda para intentar frenar la progresión de la enfermedad. Lo llevo haciendo ya durante 55 semanas con el copaxone. También lo voy a hacer con Tecfidera. Pero ¡tengo susto!

No sé. Que una pastilla me arregle un lado y me estropee otros dos o tres, me da susto. Que firme un papel lleno, de arriba a abajo, de posibles efectos adversos, como que estoy informada y lo acepto, pues como que me da aquella cosilla.

Por supuesto no lo leí. No voy a darle a la loca de la casa, un arma estupenda para volverme loca a mí. No, no, no. Pero se me ocurre, para jugar un poco al escondite con ella y que no me deje noqueada desde el principio, lo siguiente:

Mi tratamiento nuevo va a consistir en pastillitas de colores, golosinas, gominolas y pepitas de chocolate. Igual, como no estoy acostumbrada a tanto dulce y azúcar, al principio me pueda molestar un poco el estómago, pero eso sólo por eso.

Mi ración de caprichitos y antojitos diarios va a dar comienzo hoy. Cada vez que me eche una pastillita a la boca, me estaré regalando una pequeña dosis de pepitas de chocolate.

Pues dicho queda. Mis pastillitas de colores dispuestas a ayudarme.

 

imagen de Duncan Daunauht
Anuncios