Estrellas nuevas

 

Somos más. Nuevos cuerpos celestes viviendo en mí.

Y yo….Yo no sé cómo darles la bienvenida. No los quiero en mi cerebro.

No se van a marchar. No, María. Las lesiones se quedan….

Tan rota como viva.

Cambia la función.

El tratamiento actual no está teniendo el efecto deseado.

Tan rota como viva.

Con el miedo que me supone, le doy la mano a una nueva medicación. Sin mucho convencimiento. Con todas las dudas que me genera medicarme. Con la voz temblorosa digo sí, y firmo con mi propia letra el consentimiento. No leo el papel. No puedo hacerlo.

Ahora, que casi nos habíamos hecho amigos el copaxone y yo. Ahora, nos toca despedirnos.

Tan rota como viva.

Entre las estrellitas, se mezclan mis pensamientos. Volando unos, corriendo otros, saltando de vez en cuando, aletargados en muchas ocasiones. Y al chocar mis pensamientos contra ellas, con la torpeza que les caracteriza de último, se caen y se quedan incapaces de moverse más. Pensamientos atolondrados e inertes.

He querido ver estrellas en lugar de lesiones. Mi constelación Casiopea. Esa es mi elección.

Pero me siento rota. Tan rota como viva.

Playground schoolbell rings, again
Rainclouds come to play, again
Has no one told you she’s not breathing?
Hello, I am your mind, giving you someone to talk to
Hello

If I smile and don’t believe
Soon I know I’ll wake from this dream
Don’t try to fix me
I’m not broken
Hello, I’m the lie living for you
So you can hide
Don’t cry

Suddenly I know I’m not sleeping
Hello, I’m still here, all that’s left
Of yesterday…” Hello. Evanescence.

Anuncios