Una maleta valiente

 

Maleta, niña, mujer. Valientes todas ellas.

La maleta llena de sueños, ilusiones, ganas. La niña protegida, segura, feliz. La mujer bien arropada, acompañada, alegre.

Maleta, niña, mujer. Valientes todas ellas.

A veces, la tormenta oculta la luz del sol. Me lo llevo todo en la maleta y, si es necesario, que salga el arco iris.

La cremallera va cerrando las puertas del miedo, las sombras y los fantasmas. El equipaje queda listo.

Maleta, niña, mujer. Valientes todas ellas.

Tras de mí una escena y diez mil frases que repetir,
ya ves, lo que es no es.
Yo no voy a contar lo mejor, a ocultar lo peor,
me pongo el mejor chaqué.

No digo lo que digo,
hago lo que no hago,
al revés, al revés, porque
ser valiente no es sólo cuestión de suerte.

A veces no soy yo,
busco un disfraz mejor,
bailando hasta el apagón.
¡Disculpad mi osadía!

Tú también tienes que ver
que nunca tengo mi papel.
Nube gris, riega todo el jardín,
todo el jardín, todas las flores que no probé.

No olvido los sueños,
vuelvo a lo que no acabó,
no perdí, no perdí, porque
ser valiente no es sólo cuestión de verte”. Valiente. Vetusta Morla.

Anuncios