No me llames Dolores, llámame Lola

Unos dicen que es resiliencia, otros fortaleza, hablan de superación o de crecerse ante las adversidades….

En determinados momentos sentir dolor es inevitable. Pero ya que no puedo hacer que desaparezca, sí puedo intentar recomponer, con ternura y atención, las partes dañadas.

Busco un nuevo nombre y con él, toda una manera de relacionarme con los dolores.

Utilizo mis manos, mi tesón y mi alma. Me siguen de cerca la imaginación, mi argucia y tu ayuda.

No soy mis dolores. Ellos son conmigo. Yo soy mucho más.

Un día soy silencio, otro soy sonrisa y al siguiente, carcajada.

Un día soy lamento, al siguiente suspiro y el tercero me convierto en guerrera.

Un día soy Dolores, luego Lola y por fin regreso a María.

Oscuridad, sombra y de nuevo luz.

Unos dicen que es resiliencia, otros fortaleza, hablan de superación o de crecerse ante las adversidades….

Para mí, es la forma de transitar por la vida.

imagen de Shira Sela
Anuncios