Sinergia

 

Ya lo dijo Aristóteles “El todo es más que la suma de sus partes”.

Así, el todo presenta propiedades y características que no se encuentran en cada una de sus partes al analizarlas de forma aislada. Pero,

Cada parte es única. Es en en sí misma una creación con potencial infinito.

Cada parte tiene sus sombras. Sus fantasmas de dolor.

Cada parte proyecta luz; a veces con más intensidad. En otras ocasiones, más tenue.

Cada parte es importante, majestuosa.

Cada parte es tan necesaria como cualquier otra parte.

Cada parte tiene vida.

Cada parte es en sí misma un todo (pars pro toto). Es amor.

Cada parte es una imagen de espejo en espejos. Es replicada al infinito, una dentro de otra hasta que deja de verse. No por eso deja de existir. Sigue siendo una parte.

Cada parte es una coordenada. Ni menos ni más.

Cada parte soy yo.

Cada parte eres tú.

Cada parte; un impulso.

Varias partes; multiplicidad de impulsos.

Sinergia.

Cuando se unen energías bonitas, el todo es más que la suma de sus partes.

Anuncios