Signo de Lhermitte

Agosto de 2011.

Hacía meses que habíamos reservado plaza en el curso zen de Suzanne Powell en Tenerife.

Ambas íbamos con grandes expectativas. Todas conseguidas. Fue interesante, novedoso y una bonita experiencia. Punto de inflexión para mi camino espiritual.

Durante esa semana tan intensa, comencé a tener una extraña sensación. Al mover el cuello hacia abajo, una corriente eléctrica subía y bajaba por mi pierna izquierda, aumentando la intensidad por la ingle.

En el curso se trabajaba con energía y desbloqueo de chacras, así que bromeábamos acerca del despertar de la kundalini. – ¡ Soy la elegida!-, decíamos entre risas. Esta manera de jugar con mis sensaciones desconocidas, me ayudaba a no entrar en bucle de chequeo constante y comedura de coco. Fantasía como compañera.

Nunca desapareció aquella desagradable corriente. Al caminar o flexionar el cuello aumentaba la intensidad. Me resultaba realmente incómodo y mi pierna parecía estar abducida. No la sentía parte de mí.

Ahora sé como se llama aquel  “despertar de la kundalini” que yo estaba experimentando. Se le conoce como Signo de Lhermitte.

Continúa conmigo.

imagen de  Kelly Tan
Anuncios