Bote biopeligroso

Lleno, cierro y entrego mi primer bote biopeligroso.
Y en él se encuentra acumulada la intensidad más brutal de miedo que he experimentado en la vida.
Cada jeringa se va impregnada de todo lo vivido; la tristeza inicial que sentía al atravesar mi piel. El pánico que me invadía por momentos. Mi cabeza dando vueltas porque todo se me antojaba muy complicado. Susto mucho susto… .
Todas cuentan una historia diferente. Muchas me vieron acompañada y las primeras, casi siempre, me arrancaban lágrimas. Otras me sintieron titubear al hacerlo yo sola. Alguna despistada me vio experimentar algún percance desagradable. Jeringuillas de verano y estas otras de otoño, todas se marchan ya en este bote que hoy cierro …
Bote de emociones con una vibración de gran carga biopeligrosa.

Anuncios