Sí. Claro que sí

Sí. Claro que sí.
Hay miedo, desconcierto, dudas, desconfianza, desesperación. …
He vuelto a regalar bolsas y bolsas. Y con cada una de ellas, un cachito de mí se marchaba también.

– Ya no lo voy a usar. Ya no podré ponerme esto nunca más. …

Mis patines (aquellos que generaron una etapa que llamamos RetroRoller), jamás voy a volver a subirme y reírme de mi torpeza.

Tacones: no hay forma de sentirme estable y fuerte en plano, ¿a Dónde voy con el más mínimo tacón?.

Miro, observo, toco, huelo mi ropa, mis bolsos para “salir de marcha”….. Nada, nada de esto servirá para lo de antes.

Yo no serviré para lo de antes. ….
Y seguro (no me cabe duda) que habrá otras cosas que salgan de maravilla, pero me da vértigo y miedo lo que ya no será más.
Y hay muchas marías dentro de María, que ya no serán más.

Anuncios