No lo sé

Lo que ayer servía, hay que readaptarlo hoy. Y para mañana nuevos entrantes en el menú.
Laberinto lleno de entresijos y misterios.
Aunque se intente saber qué va a suceder, la situación está sujeta a lo no conocido.
Yo misma empiezo a sentirme una total desconocida de mí. Cuando me veo en el espejo me pregunto quién soy.
Hay pasos dados que ennlentencen más que permanecer inmóvil, incrustada en el suelo. Sentada deshojando una margarita, se avanza ocho casillas del tablero. Sostenida por un lado, puedo soñar despierta. Por el otro, puedo ver reflejada en un escaparate con artículos de las rebajas, la peor pesadilla.
No se sabe. Al menos yo no lo sé.
Un día zapatos del 39, otro bastón, otro sofá.
Un rato sirena, otro chica del montón sonriendo en una terraza y a veces, mujer seria en la sala de espera.
No se sabe. Al menos yo no lo sé

Anuncios